CHF Honduras

Redes que salvan vidas

Mil mosquiteros distribuidos en igual número de hogares en las principales comunidades rurales depaís están protegiendo la vida a familias hondureñas donde existe alto riesgo de contraer la enfermedad de la malaria.

redes_que_salvan_vidas_01Los mosquiteros tratados con insecticida de larga duración es una de las herramientas utilizadas para proteger a los niños menores de cinco años y mujeres embarazadas de la picadura del mosquito Anopheles, vector transmisor de la malaria.

Esta herramienta es usada en combinación con otros métodos de prevención y control de la malaria, que incluyen la aplicación de rociamientos residuales en los espacios interiores, el uso de productos biológicos en criaderos, la limpieza y drenaje de fuentes de agua productoras de mosquitos, así como el diagnostico temprano y tratamiento con medicamentos para asegurar la cura radical del paciente, unido a campañas de prevención con participación comunitaria.

Los mosquiteros fueron distribuidos de mayo a diciembre de 2008 en los departamentos de Colón, Olancho y Atlántida para proteger a las familias de esta mortal enfermedad en el marco del Proyecto del Fondo Mundial para combatir la malaria.

La distribución y uso de mosquiteros ha contribuido a reducir el número de casos de personas afectadas por la malaria en las comunidades rurales y sub urbanas. Se estima que los mil mosquiteros distribuidos protegerán del riesgo de contraer la malaria a al menos tres mil niños y mujeres en los próximos tres años.

redes_que_salvan_vidas_02Dentro del marco del proyecto, que se ha extendido hasta el año 2014, se distribuirán 10,000 mosquiteros en los próximos tres años, los cuales beneficiarán a 7,500 hogares con al menos un mosquitero por vivienda. Asimismo, se ha estimado que un 33% de las viviendas recibirán dos mosquiteros. Para ello, se está construyendo un plan de distribución para los municipios más afectados.

Las actividades de promoción, prevención y control de la malaria se realizan a través  del  proyecto “Fortalecimiento de la Respuesta Nacional para la Promoción y Protección de la Salud en Malaria”, que continuará en los próximos seis años con un financiamiento no reembolsable de US$ 6.2 millones aportados por el Fondo Mundial de lucha contra el Sida, Tuberculosis y Malaria.

El proyecto, que es administrado y supervisado por la organización CHF Internacional e implementado por la Secretaria de Salud en conjunto con organizaciones locales de la sociedad civil, beneficiará a 1.7 millones de hondureños en 48 municipios priorizados del país.

Las actividades se realizan en los departamentos de Atlántida, Colón, Gracias a Dios (La Mosquitia), Islas de la Bahía, Olancho, El Paraíso, La Paz, Comayagua, Valle y Yoro, donde se concentra la más alta incidencia de la enfermedad.